Tips para enseñar a un niño la resiliencia

Para fortalecer de verdad a tus hijos, desde el interior, es importante que como papá/mamá conozcas a fondo qué es la resiliencia y cómo es que esto puede ayudar a tu hijo durante toda su vida. 

Todos recordamos la infancia como una época dorada, sin preocupaciones, libre de cualquier sentimiento negativo, donde podíamos jugar todo el día y lo mejor: teníamos a nuestros papás todo el tiempo a nuestro lado. 

Sin embargo, te pido que hagas una recapitulación mayor y detenida. Ser niño no siempre fue sencillo. Tuvimos episodios de miedo, incertidumbre, duda, enojo y tristeza, aunado al hecho de no entender qué pasaba con nuestro cuerpo. Si hubieras tenido más apoyo y una guía, quizá todo pintaría distinto, incluso la forma en que hoy enfrentas tu vida adulta. 

Ahora que eres papá y mamá, es lógico que desees que tus hijos vivan de diferente manera cada etapa de crecimiento que sin duda implica adquirir conocimientos y vencer retos, para ello está la resiliencia. 

¿Qué es la resiliencia?

Emma Saddleton, gerente de la línea de ayuda de la organización benéfica Young Minds, explica que la resiliencia es la capacidad de superar experiencias difíciles y ser moldeados positivamente por ellas. La resiliencia se puede enseñar, modelar y nutrir a cualquier edad. 

¿Qué hacer para enseñar a un niño la resiliencia?

1. Mayor comunicación 

No esperes a que tu hijo sea adolescente para querer saber todo lo que pasa en su vida. Una comunicación eficaz, basada en el respeto y una escucha activa hará que puedas ayudarle a entender que todos pasamos por circunstancias que, a pesar de no ser tan favorables, siempre podemos aprender algo de ellas. 

2. Sé su mayor ejemplo

No puedes intentar enseñarle a tu hijo a ser resiliente si tú sigues sin saber aceptar los cambios en la vida y si aún permites que la depresión, tristeza o frustración te controlen. Aunque sea complicado, te pido que en esta ocasión, tú también intentes aprender a ser resiliente porque no hay mejor enseñanza que la que tus hijos aprenden a través del ejemplo. 

3. Amor propio

Todos hablan de amor propio pero pocos saben qué es y cómo se fortalece día con día. Ante cualquier cambio o alguna adversidad en la vida, tu hijo podrá comprenderla y vivirla de una manera distinta si desde pequeño le enseñas a cuidarse, amarse, aceptarse y escucharse. ¡Ojo! Esto nada tiene que ver con una actitud egoísta. 

4. ¡Adiós el control!

Ayúdale a tu hijo a entender que en la vida se enfrentará a situaciones que no siempre podrá controlar. De igual forma, tampoco puede manejar la manera en la que actúan los demás por lo que él debe hacerse únicamente responsable de sus acciones y palabras. Lo que los demás digan o hagan es el reflejo de lo que son o están viviendo, y muchas veces nada tiene que ver con ellos. 

5. Círculo de amigos

Para ayudarlo a ser resiliente es recomendable que tenga actividades sociales y un grupo de amigos, de esa forma podrá conocer y entender diferentes personalidades y se enfrentará a múltiples escenarios. El aislamiento en muchos casos promueve la inseguridad y miedo, además, qué mejor que impulses su capacidad social desde que es un menor. 

6. Cambia su visión

De acuerdo con la Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología la resiliencia es la capacidad de superar eventos adversos y ser apto para tener un desarrollo exitoso incluso si se atraviesan traumas, tragedias, amenazas y estrés. 

Dicho esto, es importante enseñar a tus hijos a entender que cada problema es una oportunidad para crecer, aprender, transformarse y madurar. Toda situación, negativa y positiva, que se presenta en sus vidas debe ser vista siempre como un aprendizaje. 

7. Infórmate mucho más

Aprovecha todas las herramientas que están a tu alcance hoy en día para saber más sobre la resiliencia (libros, videos, meditaciones, cursos en línea). Ahora no hay excusa para no estar más informada. De paso, aprenderás a ser resiliente. ¡Nunca es tarde!

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados