¿Qué siente tu hijo en estos momentos de estrés?

Si sientes que tu vida ha cambiado y no sabes qué va a ocurrir en los próximos meses, imagínate cómo se siente tu hijo si toda su rutina se transformó por el estrés.

Desde hace meses él no va a la escuela, no ve a sus amigos, no ha visto a sus abuelos y no va a poder disfrutar de sus vacaciones como solía hacerlo.

Seguramente cuando eras niño deseaste que tu mamá o papá se acercaran a ti y te preguntaran ¿cómo te sientes?, ¿tienes miedo?, ¿te han surgido dudas?, pero tal vez no se daban suficiente tiempo para sentarse unos minutos contigo.

Ahora que eres madre/padre y que comprendes lo importante que es considerar los sentimientos y emociones de tu hijo, es necesario que te acerques a él y le preguntes cómo se siente, ya que ante cualquier situación, tú eres su faro de luz y su lugar seguro.

De acuerdo con el psicólogo clínico de Child Mind Institute, Dr. Jerry Bubrickel trabajo de los padres no es brindar certeza en un momento de incertidumbre. Su trabajo es ayudar a los niños a tolerar la incertidumbre.

En los último meses tu hijo ha estado expuesto a noticias y comentarios de todo tipo respecto al COVID-19, él también ha tenido dudas, incertidumbre y sobretodo miedo.

Ante esta situación, tu hijo no necesita de ti una respuesta racional y concreta sobre lo que va a acontecer en el mundo, tu hijo sólo necesita saber que es amado, está seguro y a tu lado puede sentirse protegido.

Si quieres saber cómo se siente tu hijo, tendrás que fortalecer su comunicación, dedicarle tiempo de calidad y hacerle preguntas más sensibles, más allá de un “¿cómo te sientes?” sino sólo recibirás como respuesta un simple “bien”.

De acuerdo con el especialista Bubrick, una buena opción es realizar preguntas abiertas pero específicas:

  • ¿Qué aprendiste hoy?
  • ¿Qué es algo interesante o divertido que escuchaste hoy?
  • ¿Qué fue lo más divertido que hiciste hoy?
  • ¿Qué es lo que más esperas para mañana?
  • ¿Cuál fue la parte más difícil de tu día hoy?
  • ¿Qué fue lo que no te gustó de tu día?
  • ¿Qué se interpuso hoy en tu día de diversión?
  • ¿Qué podemos hacer juntos para mejorarlo?
  • ¿Leí algo interesante hoy y quería saber si tuviste alguna reacción?

Qué más debes considerar

  • No toques temas sensibles cuando tu hijo está a punto de dormir, por la noche puedes provocarle miedo o ansiedad.
  • No busques hablar con él de temas sensibles luego de un momento de tensión dentro de casa.
  • Busca un momento tranquilo, podría ser durante la comida o mientras disfrutan de un juego.

En este momento debes enseñarle a tu hijo a tolerar el hecho de no saber qué va a suceder, mantenerlo en el momento presente.

El psicólogo Bubrick recomienda, para generar un mayor vínculo basado en la empatía, decirle a tu hijo que tú también tienes las mismas preocupaciones; ofrécele hacer una lluvia de ideas sobre cómo mejorar las cosas y, en lugar de sólo darle respuestas, ábrete a comprenderlo y aceptar sus emociones de la misma manera que tú lo hubieras necesitado a su edad.

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados