Mi bebé tenía rozaduras y así es como nos despedimos de ellas

Cuando mi bebé empezó a ir a la guardería, noté un cambio en él, su llanto me lo decía. Mil cosas pasaron por mi cabeza, me asusté, pero traté de ir descartando lo que podía estar sucediendo hasta encontrarme con que… ¡estaba rozado! 

¡Uf! Al principio fue un gran alivio saber que solo era eso, pero no quitó que mi bebé estaba sufriendo y tenía que hacer algo. Sobre todo porque a mí nunca se me había rozado, pero investigué y me di cuenta que en muchas guarderías, o al menos en la mía, no los cambian tan rápido como deberían y tener el pañal mojado por mucho tiempo lo llevó a tener la famosa “Dermatitis del pañal”.

La dermatitis del pañal es más común de lo que imaginamos, es un problema en el que la piel del bebé se irrita, se hincha y está muy sensible. Generalmente aparece en la zona de genitales y a algunos bebés les llega a parte de sus piernitas y el vientre.

Se genera por una infección con levadura (hongo) llamado cándida, explica Medline Plus y esta prolifera mejor en lugares calientes y húmedos. De ahí que se produzca fácilmente por el pañal. 

Para atenderlo acudí con mi médico y al seguir todas sus instrucciones mi bebé mejoró, por eso hoy las comparto contigo.

  1. Cambiarlo en cuanto ensucie el pañal. 
  2. Limpiarlo suavemente con agua y jabón, secando sin frotar. 
  3. Untar capas gruesas de VITACILINA BEBÉ.
  4. Cuando se pueda, dejar al bebé sin pañal por varias horas al día para darle chance a la piel de “respirar”. 

Siguiendo estos pasos, a los 3 días mi bebé ya estaba mucho mejor. 

Fue muy fácil y tanto mi bebé como yo dejamos de sufrir. Eso sí, soy muy desconfiada y le pregunté al doctor qué contenía VITACILINA BEBÉ, pues no quería exponerlo más, pero me dijo que en realidad se trata de una pomada que contiene diferentes aceites y vitaminas que no solo le dan protección a su piel, ayudan a aliviar las molestias.  Lo que contiene es:

  • Vitamina A. Funciona como un renovador de la piel y estimulan la producción del colágeno.
  • Vitamina E. Es un antioxidante natural que protege el tejido corporal del daño causado por sustancias llamadas radicales libres.
  • Vitamina D. Ayuda a la cicatrización en la piel.
  • Lanolina. Es un excelente humectante que ayuda a calmar, suavizar e hidratar para la piel.
  • Óxido de Zinc. Previene daños a nuestra epidermis y acelera el alivio de pequeñas heridas e inflamaciones.
  • Alantoína. Estimula la regeneración cutánea por el deterioro que se manifiesta en irritaciones, roces, grietas y rozaduras.

 

Como mamá, a mi me sirvió mucho este producto. Si tu bebé presenta alguna rozadura yo te recomiendo que acudas con tu pediatra de confianza y decidan el tratamiento más adecuado.

 

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados