Mamá Multitask: administra tu energía, no tu tiempo

Siempre me consideré una mamá multitask: podía manejar muchas cosas a la vez, ya fuera de la casa, de los niños o el trabajo, pero últimamente he terminado agotada, sabía que había algo que no estaba haciendo bien.

En esta etapa en la que estamos en casa he trabajado muchas más horas de las que estaba acostumbrada (y vaya que soy workaholic), pero últimamente las labores de la casa y del home schooling me rebasaron. Incluso, no podía dormir ni estar tranquila por todas las tareas pendientes.

Con ayuda de intensas pláticas con amigas y con la recomendación de leer a Tony Schwartz me di cuenta que la clave es comenzar a administrar mi energía y no mi tiempo. 

Tony Schwartz, presidente de The Energy Project y autor del libro The Way We’re Working Isn’t Working, señala que esto sucede debido a que ponemos en nuestra agenda actividades con base en el tiempo -que es un recurso finito-, mientras que la energía que tenemos es un recurso limitado. 

Es decir, ponemos en nuestra agenda mental del día las cosas de acuerdo al tiempo SIN CONSIDERAR si tenemos energía para hacerlo. ¿Te suena conocido?

Pero no todo está perdido, checa los siguientes tips para administrar la energía y no el tiempo:

1. Cuida tu cuerpo, que es la energía física

La energía física es posiblemente la más importante de todas. Sin una buena nutrición, ejercicio, sueño y descanso, los niveles básicos de energía serán escasos, haciendo que tu capacidad para manejar tus emociones y enfocar tu atención sean casi nulos.

Es importante identificar las acciones que no estás estás llevando a cabo para entonces cambiar hábitos que permitan renovar tu energía física. 

2. ¡Descansa! Esa es la clave de las emociones

De acuerdo con Schwartz, la mayoría de las personas tienden a desempeñarse mejor cuando sienten energía positiva, sin embargo, sin un descanso óptimo, difícilmente podrán mantener emociones altamente positivas. 

3. Establece horarios para cada actividad

Mamá multitask: Es fundamental establecer horarios para cada actividad. Hacer todo al mismo tiempo acaba con la productividad.

“Las distracciones son costosas: un cambio temporal en la atención de una tarea a otra (detenerse para responder un correo electrónico o atender una llamada telefónica, por ejemplo) aumenta la cantidad de tiempo necesario para finalizar la tarea principal hasta en un 25%”, explica Schawartz. 

Para ser realmente eficiente, el experto recomienda enfocarse completamente durante 90 a 120 minutos en una sola actividad, después, tomar un verdadero descanso y luego enfocarse completamente en la siguiente tarea. 

¡Manos a la obra!

Mamá multitask: aclaremos nuestras prioridades y establezcamos rituales: hacer lo que hacemos mejor y disfrutar más el trabajo; asignar conscientemente tiempo y energía la familia, a la pareja, a las labores de la casa y a la relación con los demás.

Será mejor enfocar nuestras tareas laborales y compromisos personales en función de la energía y no del tiempo, solo así podemos equilibrar la salud física, mental, emocional, y de sentido de la vida. ¿Aceptas el reto?

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados