La contaminación durante el embarazo altera el tamaño de los principales órganos del bebé

Nueve de cada diez personas viven en lugares con altos niveles de contaminación, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta es una realidad de la que no podemos escapar y, al contrario, nos hemos adaptado a vivir en medio del tráfico y entre industrias.

Sin embargo, con el embarazo tenemos una preocupación primordial: ¿de qué manera le podría afectar la contaminación al bebé? Pues la madre se convierte en la principal transmisora de sustancias que existen en el ambiente.

Diferentes estudios han demostrado que la afectación se genera desde el feto y se refleja en los primeros años del niño en aspectos como bajo peso al nacer, desarrollo psicomotor, baja concentración, reducción de la capacidad cognitiva y hasta el riesgo de padecer asma en la niñez.

Sin embargo, en mayo pasado, un grupo de investigadores estadounidenses de la Universidad de Texas A&M y la Universidad de California-San Diego, revelaron que la exposición prenatal a las partículas finas (PM2,5) tiene efectos adversos en el feto, uno de ellos es la alteración de los principales órganos del bebé.

En el estudio se utilizaron ratas hembras en las cuales el equipo examinó los efectos de las partículas contaminantes finas, que consisten en sulfato de amonio, que se encuentra comúnmente en ciudades del mundo.

Fue así como Sinc Renyi Zhang, autor principal del trabajo e investigador en el departamento de Ciencia Atmosférica de Texas A&M University, señaló que la exposición a este tipo de contaminación disminuyó el peso corporal de órganos importantes como el cerebro, corazón, intestino, pulmones y bazo de las crías.

¿Qué hacer para disminuir riesgos?

  • Evita exponerte al tráfico de la hora pico durante tu embarazo: Reduce tus caminatas por zonas con tráfico intenso.
  • Practica ejercicio en interiores: La actividad física es importante, pero puedes realizarla dentro de un gimnasio o tu casa para disminuir el riesgo de inhalación de partículas contaminadas.
  • Huye de los fumadores: Si estás en alguna reunión o lugar público siempre ubícate en la zona de no fumadores, ya que la inhalación pasiva de los cigarros es perjudicial.
  • Aléjate de zonas de construcción o remodelación: las pinturas, esmaltes, barnices o limpiadores de muebles pueden contener compuestos tóxicos que pueden afectarte.

Platica con tu pareja, juntos encontrarán las actividades, horarios y lugares más convenientes para que no te expongas a los altos niveles de contaminación de la ciudad.

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados