Diabetes gestacional, ¿cómo prevenirla?

Una de las experiencias más difíciles que atravesé en mi primer embarazo fue enfrentarme a la diabetes gestacional. Mis papás, ambos, padecieron diabetes tipo 2 -que es la más común-, y desde que era joven vi cómo tuvieron que adaptar su alimentación y, en general, su vida, para estar bien.

Por eso, cuando mi ginecólogo me envió al laboratorio para hacerme los análisis, pensé que el mundo se iba a acabar… pero no fue así. Aunque me la diagnosticaron y me cuidé en esos meses, comprendí que era un padecimiento temporal y eso me animó.

 La diabetes gestacional es una alteración del metabolismo que bloquea la función de la insulina, que es la responsable de mantener estables los niveles de glucosa en la sangre.

¿Cuándo se presenta la diabetes gestacional?

Regularmente se presenta a la mitad del embarazo. Si hay indicios de padecerla, tu médico debe enviarte a realizar pruebas de tolerancia a la glucosa (entre la semana 24 y 28 de gestación), además de las que son comunes para los embarazos.

Aunque se desconoce la causa exacta, los expertos señalan que las hormonas que se producen en esta etapa bloquean la acción de la insulina.

¿Quiénes podrían padecerla?

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de EU, pueden padecerla las mujeres que:

  • Sufran hipertensión arterial.
  • Sean mayores de 25 años.
  • Presenten sobrepeso u obesidad.
  • Aumenten de peso de manera excesiva en el embarazo.
  • Tengan antecedentes familiares de diabetes tipo 2.
  • Padezcan síndrome de ovario poliquístico.

Algunos síntomas:

Aunque la mayoría de las mujeres no presentan síntomas, pon atención si:

  • Tienes más sed de la habitual.
  • Orinas más a menudo.
  • Te sientes cansada regularmente.

Te recomiendo que si no la padeces, tengas un plan de prevención que incluye una alimentación sana y si hay sobrepeso u obesidad, reduzcas los azúcares, grasas y carbohidratos, para evitar que subas de peso. y es muy importante hacer las 5 comidas que los médico recomiendan durante el embarazo.

¡Haz ejercicio! ¿Qué tal una sesión de yoga o natación? Eso ayudará a mantener el movimiento en el cuerpo y quemar las calorías que consumas.

La diabetes gestacional es temporal, pero si la llegas a padecer no está de más que te hagas chequeos cada año para revisar en todo momento tus niveles de glucosa.

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados