Cómo identificar si ya estás en labor de parto

¡Viví mi primer embarazo al máximo! Clases de yoga, alimentación impecable y los cursos psicoprofilácticos. Fue ahí donde me di cuenta de la importancia del parto, pero había algo que me preocupaba: con mi alto nivel de tolerancia al dolor, ¿cómo me daría cuenta en el momento que entraría en labor de parto?

Fue así como inicié una búsqueda de los datos más importantes para evitar equivocarme en esos momentos, y los comparto porque estoy segura que muchas nos hemos preguntado lo mismo.

Puedes entrar en labor entre las 3 semanas antes y las 2 semanas después de tu fecha probable de parto. De acuerdo con los los Institutos Nacionales de Salud de EU (NIH), tiene tres etapas:

Etapa 1

Comienza con las primeras contracciones y continúa hasta que la dilatación está completa (10 cm aproximadamente).

En esta etapa el cuello uterino se dilata y las contracciones son leves e irregulares. Conforme avance la dilatación es posible que notes un flujo claro y rosado que es expulsado por la vagina (es el tapón de moco que bloquea la abertura cervical).

Las contracciones serán más fuertes, más cercanas y ya tendrán regularidad. Es muy probable que rompas la bolsa y que sientas una presión en la espalda. ¡Ya estás lista para que nazca tu bebé!

¿Qué hacer? 

En la fase 1 (trabajo de parto prematuro), puedes estar más cómoda si:

  • Caminas
  • Te das un baño 
  • Escuchas música relajante.
  • Aplicas técnicas de respiración o relajación.
  • Te apoyas sobre una pelota de goma grande.

Etapa 2 

Se le conoce como parto activo y es cuando comienzas a pujar para que el bebé nazca. Puedes probar con diferentes posiciones (cuclillas, arrodillada, etc). No hay una duración exacta, pero lo común es que tome más tiempo para las mamás primerizas y quienes reciben la inyección epidural.

Etapa 3

También se le conoce como ‘placentaria’ e inicia con el nacimiento y finaliza con la expulsión de la placenta. Dura entre media y una hora. Ya acabó el trabajo de parto.

Puedes seguir sintiendo contracciones leves pero menos dolorosas. Tienes que pujar para sacar la placenta. A partir de ahí el útero se irá contrayendo para retomar su tamaño normal.

¡Todos los embarazos son diferentes! Pero hay síntomas que todas padecemos. Tómalos en cuenta y prepárate para el posparto.

 

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados