Cómo hacer una rutina

Las rutinas son actividades diarias que suceden a la misma hora, en el mismo lugar y de la misma manera.

Como Consultora de Sueño Infantil y Especialista, Liliana Amaro siempre da la recomendación de mejorar o crear rutinas saludables a cualquier familia que comienza a tener problemas de sueño.

Una pregunta muy común es: ¿cuál es la edad exacta para comenzar una rutina? En respuesta a esta pregunta, no existe una edad para comenzar con las rutinas, pero la recomendación de Liliana como profesional y madre es observar los patrones de sueño y alimentación desde el nacimiento y comenzar una rutina en cuanto la madre se sienta en posición física y mental para organizar y seguir horarios establecidos. 

“Quiero mencionar que tener a un bebé recién nacido en rutina estricta puede resultar muy difícil ya que en los tres primeros meses de vida del bebé hay muchos cambios en todos los aspectos y el tiempo pasa muy rápido, durante esta etapa que considero la etapa de “recién nacido” es ideal comenzar con los buenos hábitos a la hora de dormir que servirán de base para los meses futuros.” –  Liliana Amarro

La rutina

Una rutina siempre hará un día más fácil para los padres porque los pequeños aprenderán las costumbres y actividades de cada hora, por ejemplo si enseñamos a los pequeños que después de cenar, se recoge la mesa, después se bañan, lavan los dientes y se van a la cama ellos sabrán que actividad sigue después de cada acción y tendrán un sentido de organización y control sobre el tiempo; sin embargo pensemos en que si no hay rutinas  solo a veces se ofrece el baño  y en su lugar se les deja ver el televisor y jugar.

Es lógico que no existe un patrón a seguir y por instinto el pequeño optara por el televisor y el juego que son mejores para él y comenzará a negarse a hacer otra actividad distinta, él no entiende por qué no puede hacer lo que él prefiere o se le ha dado como opción.

Aquí el sentido de control, horario y entendimiento se pierden y el niño se confunde. Lo mismo sucede con un bebé y la única forma de expresar desagrado será llorando (su medio de comunicación hasta que hable).

Las rutinas siempre deben de ser organizadas coherentemente y de acuerdo a la edad de los niños, muchos padres primerizos por la falta de información piensan que podrán adaptar al bebé a su rutina de adultos y esto siempre lleva a la familia a un desvelo intenso rápidamente, creando en el pequeño un déficit de sueño acumulado velozmente.

Es muy común encontrar muchos malos hábitos y dependencias de sueño en pequeños que pertenecen a familias sin rutina.

Comenzar a establecer una rutina no es difícil, pero tenemos que darnos el tiempo para observar nuestro día a día, razonar en las actividades y necesidades de cada uno de los integrantes de la familia y de alguna forma coordinarse en un horario ideal.

La recomendación de la especialista es tomar notas durante 3-5 días continuos en especial la hora de “comer” y “dormir” que son las necesidades fisiológicas más importantes y anotar promedios además de tener un objetivo real para lograr en cuanto a la hora de dormir y despertar. 

Es importante no exigir tiempos irreales como querer que un niño duerma de 7 pm-9am- Es muy muy raro encontrar niños que duerman más de 12 horas continuas.

Para concluir existen profesionales en el tema del sueño que pueden ayudar a las familias que están teniendo este tipo de problemas y trastornos.

Autor: Liliana Amaro- Fundadora de Zzleep My baby y especialistas en sueño. 

Facebook: https://www.facebook.com/zzleepmybaby/
Instagram: @zzleep_my_baby

 

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados