Carta de un papá primerizo

Fue el 9 de septiembre del 2017 a las 10:09 a.m. cuando te vi por primera vez, fue algo mágico oír tu llanto, ver tu carita, sentir tu cuerpo diminuto entre mis manos. Hasta el día de hoy no olvido tu aroma a bebé y poder cortar tu cordón umbilical fue la experiencia más maravillosa que la vida me ha regalado en estos 33 años.

Comenzábamos una nueva aventura en donde los dos iríamos paso a paso aprendiendo uno del otro, yo tendría que aprender a cuidarte, a cambiarte de ropa, a saber cuál es la temperatura exacta de tu biberón, a identificar si llorabas por hambre, por frío o porque ya necesitabas un cambio de pañal. Eso que parece tan insignificante como saber qué marca de pañales utilizarías, es de gran importancia cuando lo haces por primera vez, porque siempre voy a querer lo mejor para ti.

Cada día es un aprendizaje nuevo a tu lado, cada día me enseñas a ser mejor papá, cada día tenemos una aventura nueva y sin importar qué tan pesado sea el día en el trabajo, el verte sonreír me recarga de energía para seguir adelante.

Hoy ya sé que tu biberón te gusta tibio, hoy ya sé que te gusta bañarte más en la regadera que en tu tina, hoy ya sé que prefieres dormir destapado y en medio de mamá y papá. Hoy ya sé que tu canción favorita es el baile feliz y que tu hora favorita del día es cuando mamá y papá llegan del trabajo.

Uno de mis aprendizajes fue escoger el pañal adecuado para ti. Al ver la infinidad de marcas de pañal me generó un conflicto, ya que no sería una decisión fácil, pues debía escoger una que no dañara tu piel tan delicada.

Decidí comprarte los pañales que me aseguraran que fueran los más cómodos para ti, que estuvieras agusto todo el día y toda la noche. Para eso debía escoger los más absorbentes. Fue así que me topé con los pañales de BB Tips y me sentí seguro al leer todos sus beneficios,  sabía que se ajustarían a ti, pues ese instinto de papá nunca falla.

 

Hoy ya sé que hasta este día soy plenamente feliz por tenerte a mi lado.

Atentamente:

Tu papá.

 

Tal vez te interese: DEPRESIÓN EN LOS NIÑOS