Así fue mi experiencia con las rozaduras de pañal de mi bebé

Soy mamá primeriza y como todo cuando haces algo por primera vez, me llené de temor. ¿Por qué llora mi bebé?, ¿le dolerá algo?, ¿acaso yo no lo  estoy haciendo bien? Todas estas preguntas y más llegaban a mi cabeza, y sí, es muy abrumador.

 

Un bebé llora porque es su única forma de expresarse y necesita de ti las 24 horas. No te estreses, pide ayuda y recomendaciones. No estas sola y es importante que estés tranquila y segura para que puedas darle todo el amor a tu bebé.

 

Les platicaré sobre una de las situaciones que más me llenó de temor y preocupación y fueron las rozaduras por el pañal. Y es que hay varias razones por las que un bebé pueda tener rozaduras: cambios en su alimentación, alergias a ciertos materiales del pañal o toallitas húmedas o alguna condición especial de su piel.

 

Con estos tips mi bebé mejoró mucho cuando le pasó, así que te los comparto:

 

  • Asegúrate bien que tu bebé use la talla adecuada de su pañal (que no le apriete porque esto puede provocar rozaduras).
  • No mantengas húmedo mucho rato el pañal. Cámbialo constantemente.
  • Si usas pañales de tela, entonces lávalos con detergentes que no tengan perfumes.
  • Antes de cambiarle el pañal asegúrate de tener todo lo que necesites a la mano (toallitas sin alcohol, una toalla húmeda, pañales y una pomada que lo humecte y proteja, en mi caso utilicé Vitacilina bebé)
  • Algo que no sabía y que me recomendó una amiga, es que es bueno ponerle Vitacilina a tu bebé incluso si no tiene ninguna rozadura. Esto ayuda a prevenir alguna irritación y tu bebé se sentirá más agusto.
  • Deja a tu bebé sin pañal por un rato para que su piel se refresque y es que el contacto con el aire puede ayudarlo a mejorar.

 

Si tu bebé no mejora, te recomiendo que veas a tu pediatra para que le dé el tratamiento adecuado.