Amigas y maternidad: ¿se llevan?

A veces todas vemos con cierta envidia a las amigas que al no tener hijos, pueden manejar su vida de una forma increíblemente sencilla.

 

No tienes que mover cielo, mar y tierra para poder escaparte al cine con tu pareja. Ellas simplemente toman las llaves, un suéter y pum ya están en el cine sin ningún otro impedimento.

 

Muchas de esas amigas, que sí piensan tener hijos en un futuro, hoy se han alejado de mi. No las culpo, pero eso no quiere decir que no me duela. Y a veces pienso que el día de mañana, cuando ellas se vuelvan madres, procuraré estar ahí para ellas, porque tendremos, de nuevo, mucho en común.

 

Una de esas amigas me dijo un día “ ¿Por qué no me advertiste que esto iba a ser así de duro? Yo no le respondí por ser un mal momento para decirle una verdad que pudiera lastimarla, sin embargo la realidad es que si una gran amiga ha estado a tu lado en las buenas y en las malas durante la maternidad, sabrá que no es un viaje fácil ser madre, que es increíble y hermoso pero es doloroso, duro, solitario y a veces se siente injusto.

 

Así que a todas esas amigas que hoy se alejan pero mañana buscan a sus amigas madres, recuerden que las necesitamos más que nunca, que a veces sólo queremos que nos escuchen aunque no nos entiendan, que también nos gusta hablar de otras cosas fuera de los niños y sobre todo, recuerden que las verdaderas amigas saben lo que representa ser madre, porque lo han vivido a tu lado.

 

 

 

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados