7 cosas que SÍ cambian el día a día de mamá

A veces el juguete más sofisticado o el objeto más caro no siempre va a ser la mejor opción a la hora de cuidar a tu bebé, por eso hoy enlistamos las 7 cosas que sí son prácticas y útiles en tu rol de mamá.

Aunque ya hayas hecho la lista inmensa de objetos que vas a comprar a tu bebé, te pedimos te detengas y lo reconsideres para que no gastes más de lo que debes en accesorios que podrían no hacerte tu rol más fácil. 

7 cosas que sí son prácticas y útiles en tu rol de mamá

    1. Tina de baño con desagüe y manguera. Este objeto hará más práctica y sencilla tu vida pues los primeros baños de tu bebé  suelen generarte un poco de estrés por miedo a que se te resbale, por lo que al terminar odiarás perder tiempo en limpiar y ordenar todo.
    2. Cajas de cartón. Te vas a quedar con la boca abierta cuando veas que tu hijo pasa horas jugando con una caja de cartón en lugar de hacerlo con ese juguete que prometía entretenerlo. De acuerdo con un artículo titulado “The influence of the number of toys in the environment on toddlers’ play”, el hecho de que un niño tenga menos juguetes puede ayudar a que se concentre mejor y juegue de manera mucho más creativa, además de que promueve una forma de juego más sana. A partir de esto vas a considerar recurrir en ocasiones a objetos y cosas mucho más sencillas, esta es la segunda de las 7 cosas que te recomendamos.
    3. Mameluco que se abre por enfrente. Esta prenda te va a salvar en esos momentos en que necesitas cambiar el pañal de tu bebé de forma veloz. Además existen mamelucos hechos de diferentes telas, los cuales, podrás utilizar tanto en época de calor como de frío. Esta ropa es súper práctica porque te ayudará a no perder los calcetines de tu hijo y podrás cargarlo de forma cómoda.
    4. Pañalera mediana y con varias separaciones. Te recomendamos elegir una pañalera de este tamaño porque así llevarás contigo lo necesario y no terminarás cargando cosas que al final son poco útiles. Además, un diseño con varias separaciones te ayuda a organizar bien tu maleta y hallar cualquier cosa en cuanto la necesites.
    5. Los bloques. En un estudio titulado “Aprendizaje a través del juego” de la UNICEF en alianza con The Lego Foundation explica cómo a través del juego se pueden incentivar todos los ámbitos del desarrollo, incluidas las competencias motoras, cognitivas, sociales y emocionales. Mientras los niños juegan pueden aprender nuevas competencias sociales (como compartir los juguetes o ponerse de acuerdo acerca de cómo trabajar juntos con los materiales), y a menudo afrontan tareas cognitivas estimulantes (como resolver el modo de realizar una construcción con piezas más pequeñas cuando no disponen de las más grandes). Los niños aprenden de una manera “práctica”: adquieren conocimientos mediante la interacción lúdica con los objetos y las personas, y necesitan mucha práctica con objetos sólidos para entender los conceptos abstractos. Por ejemplo, jugando con bloques geométricos entienden el concepto de que dos cuadrados pueden formar un rectángulo y dos triángulos pueden formar un cuadrado. Sin duda no pueden faltar los bloques en tu casa.
    6. Tapaderas de trastes de plástico. Ya sea que llamen su atención por sus colores, tamaños y texturas, las tapaderas de trastes son realmente un hit entre los niños, aunque no lo creas. Durante los primeros dos años de vida de tu hijo predomina el juego funcional o de ejercicio, propios del estado sensorio-motor, explica un estudio sobre el juego en el desarrollo infantil. A través de los juegos de ejercicio con objetos, donde se llevan acabo acciones como morder, chupar, lanzar, golpear o agitar, se manipulan y se exploran sensorialmente las cualidades de los objetos. En el estadio sensorio-motor los juegos se basan mucho en repetir una y otra vez una acción por el puro placer de obtener el resultado inmediato.
    7. La hamaca. Esta red hecha de hilo, algodón o fibra vegetal es súper útil si la cuelgas dentro de casa y la usas para arrullar a tu hijo en sus siestas del día pues el movimiento y su comodidad favorecen el sueño del bebé. Si te interesa utilizarla te pedimos tomes las medidas necesarias de seguridad, por ejemplo, no la coloques en una altura elevada, revisa que al momento de arrullarlo el cuerpo y cabeza del bebé no vayan a chocar con nada y de ser posible ponla sobre una base suave y resistente como tu colchón.

¿Qué te parecieron estas 7 cosas que sí son prácticas y útiles en tu rol de mamá?

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados