5 cosas que (quizá) no sabes que necesitas después del parto

Toda mamá tiene cada detalle preparado para el momento del parto, incluso desde la semana 28, con la intención de que nada la agarre desprevenida. Pañales, ropa, sábanas y hasta comida preparada en el refrigerador.

Sin embargo, puede ser que algunas cosas se nos olviden precisamente por tener todo planeado, pero que después del parto tenemos que conseguir en tiempo récord. Créenos, cuando estés con tu bebé en brazos, ya en casa, todos estos artículos serán necesarios y vas a mandar a tu pareja a comprarlas. Así que, ¿por qué no irlas recopilando desde ahora?

1. Calzones tipo abuela

Después del parto tienes que usar una toalla sanitaria enorme para detener fluidos naturales. Esto la mayoría lo averiguan en el momento, y es que tus calzones de uso cotidiano o bien no sirven para detener esta compresa gigante o bien son algo incómodas para estas situaciones.

2. ¡Muchas pilas!

Es conveniente que desde ahora que estás embarazada, o incluso que tienes pensado embarazarte, comiences a tener un ahorro de pilas de varios tamaños. Igual que con los pañales, cada vez que vayas al súper, toma un suministro de baterías. Todas los aparatos que te ayudarán con tu bebito en los primeros días las van a necesitar y será horrible cuando se agoten.

3. Lámparas

A partir de ahora las madrugadas son también parte de la vida y querrás tener toda la casa iluminada. Sin embargo, por consideración a los vecinos y tus gastos de energía, quizá sólo convenga armar una estrategia para colocar lámparas en puntos clave, claro, con focos ahorradores.

4. ¡Agua en toneladas!

Después del parto lo único que vas a querer es tomar agua, a todas horas y en todo momento, además de que es conveniente si estás pensando amamantar. Así que, si en este momento es un problema tener siempre un garrafón en casa, pon en marcha un plan de acción para que, cuando llegue tu bebito, no falte ni un instante un suministro de agua.

5. Primeros auxilios

Estamos tan concentradas en darle todo nuestro amor a los bebitos que a veces se nos olvida que podría haber pequeñas complicaciones. Además del número del pediatra pegado por todas partes, también conviene que tengas un termómetro a la mano, solución salina y antibióticos.

¿Cómo ves? ¿Hay algo que hayamos olvidado? Coméntanos qué.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.